Panorámica sobre un año de cine cubano

Panorámica del Cine Cubano

“Subir al cielo”, del cubano Arturo Santana fue uno de los cinco proyectos ganadores del Concurso Internacional Primer largometraje del ALBA “Día de Fiesta”, impulsado por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), a través del Fondo Cultural del ALBA, la Fundación Villa del Cine de Venezuela y organizado en nuestro país por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. Los trabajos seleccionados formarán parte de un largometraje denominado “Día de Fiesta”, que sumará a los cortos de Uruguay, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, y Venezuela. “Subir al cielo”, del destacado realizador del audiovisual Arturo Santana. Ganador de varios premios Lucas, entre otros, Santana – como es conocido en el medio – ha obtenido una sólida reputación mediante sus videoclips, en los cuales ha demostrado profesionalismo y una sólida apropiación del lenguaje cinematográfico. El diseño de esta coproducción, “Día de fiesta”, defiende los objetivos del ALBA de aliento a la cultura, de estímulo a la creación de obras artísticas de calidad y de respeto a la identidad y a la diversidad de nuestros pueblos.

“Valeria descalza” es el título de la coproducción hispano-cubana que ha rodado el cineasta Ernesto del Río a partir de un guión coescrito por el español Luis Eguiraun y la cubana Xenia Rivery, egresada de San Antonio de los Baños y que firmara el guión de “Ciudad en rojo”, de Rebeca Chávez. “Valeria descalza” aborda cuatro personajes y dos ciudades: Raúl trabaja en una película en Bilbao y como agente turístico en La Habana. Leonor, su mujer, observa la crisis de su matrimonio y escribe canciones que entusiasman a Salvador, un viejo arquitecto obsesionado por recuperar a Valeria, su hija, que quiere ser cantante. Raúl acaba de conocer accidentalmente a Valeria y no puede quitársela de la cabeza. Filmada en locaciones de Bilbao y La Habana, la cinta está interpretada por Aitor Mazo, Gabriela Griffith, Maiken Beitñía y Rubén Breñas. En el equipo técnico por la parte cubana figuraron el asistente de dirección Rafael Rosales, el director de producción Rafael Rey y el experimentado sonidista Ricardo Istueta.

La Tercera Muestra Temática del Cine Pobre Humberto Solás, auspiciada por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y el apoyo del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficas, se desarrolló en el Centro Histórico de esta capital del 13 al 16 de octubre. Fue inaugurada en el hotel San Felipe y Santiago de Bejucal, en la tradicional Plaza de San Francisco de Asís, con la presentación del documental “Niños del presente”, un testimonio fílmico de cinco minutos realizado por un grupo de menores de Gibara. Por primera vez la cita abandona su sede habitual en la sureña ciudad de Cienfuegos y se traslada a la capital cubana, para salvaguardar el habitual intercambio entre la vanguardia del séptimo arte y especialistas de las ciencias sociales, además de la búsqueda de soluciones a problemas actuales de la realización audiovisual. Con el objetivo de darle un acompañamiento teórico-crítico a la realización de un «cine pobre, invisible, marginal o contracorriente», como expresó Solás, este encuentro persigue la difusión y distribución de las obras premiadas en el festival de Gibara (Holguín) y de similar corte, frente a producciones bien remuneradas. Para esta edición del encuentro se prevé la exhibición en diferentes salas de la ciudad de las obras galardonadas en el pasado Festival Internacional del Cine Pobre Humberto Solás.

El material audiovisual aborda sus vivencias en torno al huracán Ike y el festival de Cine Pobre que anualmente se celebra en esa localidad oriental cubana, y a decir de tres de sus diez realizadores, presentes en el acto, ese será su regalo solidario a los niños haitianos víctimas de un terremoto en enero pasado. En esta edición, la Muestra Temática centró su mirada en las temáticas medio ambiente y género, lo cual conllevó una amplia participación de numerosos especialistas, estudiosos e interesados en ambos temas, de particular sensibilidad social. El manifiesto de la 3ra Muestra Temática se refiere a la adecuada programación del evento, insertado en núcleos de pensamiento de la capital cubana, con el objetivo de abrir vasos comunicantes en el complejo ámbito cultural, intelectual y cinematográfico. Igualmente se desarrollaron foros que permitieron el análisis de artistas, cineastas, científicos e intelectuales acerca de Humberto Solás: un cineasta adelantado en el enfoque de género y en el sentido de la experimentación, la independencia y la alternatividad en el audiovisual contemporáneo.

“La danza vive”, documental dirigido por el destacado realizador Idelfonso Ramos se estrenó el 14 de octubre, en ocasión de la Jornada de la Cultura Nacional en Yara, Payret, Acapulco, Lido, Alameda, Ambassador, Regla, Continental y en las principales salas de todo el país. Esta propuesta constituye un valioso homenaje al conjunto Danza Contemporánea de Cuba, en sus cincuenta años de existencia, a través de las opiniones y comentarios de sus integrantes. El documental se presentó en carácter de première, el 13 de octubre a las en el Cine 23 y 12.

Tras cincuenta años de intenso ejercicio en el mundo del cine, el editor cubano Nelson Rodríguez recibió el 28 de octubre, un homenaje en Casa América Catalunya en el marco de la cuarta edición en Barcelona del Festival del Cine Pobre Humberto Solás. Mano derecha del prestigioso director ya fallecido, Rodríguez ha participado desde la “sala de máquinas” en la materialización de algunas de las películas más importantes del cine contemporáneo latinoamericano como “Lucía”, “Memorias del subdesarrollo” o “La primera carga del machete”. “En el cine ya está todo hecho. Hacen falta películas con mensaje y no superproducciones tontas”, reivindica este artesano del séptimo arte. Respecto a nuestra cinematografía, expresó: “En estos 50 años el cine cubano ha estado integrado en el ICAIC. Éramos una gran familia, estábamos juntos y habían grupos de creación. Esa mezcla crea una situación y te das cuenta del estilo de cada director más allá del género de la película. Eso me dio toda una serie de aportaciones técnicas y artísticas”.

El 2 de noviembre el recién inaugurado complejo de cines Bell Lightbox, en Toronto, sede de las exhibiciones promovidas por la Cinemateca de Ontario exhibió el filme cubano “Memorias del subdesarrollo”, de Tomás Gutiérrez Alea. El filme ocupó el lugar número 65 en la selección de los cien mejores filmes de la historia del filme agrupados bajo el título “Essential Cinema”, primer ciclo programado por la prestigiosa institución. Según el crítico Joel del Río, el programa expresa textualmente que este fue el filme encargado de colocar al cine latinoamericano, por extensión tercermundista, en el centro de la atención mundial.

En medio de la vorágine de actividades programadas del 32. Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano no pasó inadvertida la conmemoración del sexagésimo noveno aniversario del natalicio del cineasta Humberto Solás. El sábado 4 de diciembre, fecha de su cumpleaños, el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, celebró el espacio «Solás y Lam: Universos cercanos», en el que fue inaugurada la exposición Trabajos manuales de Humberto Solás, al tiempo que se efectuó una presentación especial del mediometraje documental Wifredo Lam, que consagrara el realizador al creador de La jungla. La actividad celebró, además, el aniversario número 108 del célebre pintor nacido el 8 de diciembre de 1902 también en esta capital.

La Asociación Hermanos Saíz, a través de la sección de audiovisuales y la Oficina de Creación Audiovisual, convocó a la XX edición de la Muestra Audiovisual “El Almacén de la Imagen” celebrada del 17 al 19 de diciembre del 2010, en la ciudad de Camagüey. En esta edición, dada la significación de celebrar los 20 años de existencia, la Muestra tuvo un desarrollo especial, donde entre otras acciones, se reconoció el aporte de personalidades e instituciones a la misma. Se convocó a los siguientes géneros o categorías audiovisuales: Documentales, Ficción, Video experimental / Video Arte y Mini-corto de hasta 3 minutos de duración. Un jurado reconoció la mejor realización sin distinción de género, ni modalidad. Se reconocerá también las siguientes especialidades: Dirección, Guión, Fotografía, Edición, Banda sonora y Dirección de arte. Durante el evento se desarrollaron otras actividades: conferencias, talleres, muestras colaterales y encuentros con realizadores.

El prolífico cineasta cubano Tomás Piard viajó desde La Habana invitado por la Universidad Internacional de la Florida y la Universidad de Miami para asistir al estreno de dos de sus filmes “La noche del juicio”, y de “El viajero inmóvil”. A través de su extensa filmografía, catalogada de rara y hermética por sus detractores desde que sus primeras películas irrumpieron en Cuba, a finales de la década de 1970, el director ha mantenido incólume su estilo críptico tras dos décadas de vida profesional“Mientras otros se dedican a quejarse yo no paro de trabajar. Necesito estar ocupado todo el tiempo para olvidarme de los problemas, sobre todo después de que mi hijo Terence murió”, dijo el cineasta, quien en el 2009 realizó cuatro películas. Además de “La noche del juicio”, Piard realizó en el 2010 el documental “Trocadero 162, bajos”, consagrado al centenario del escritor José Lezama Lima.

Enrique Álvarez (“La ola”, “Miradas”) volvió a las pantallas con un corto de ficción titulado “Al día siguiente”. Con 27 minutos de duración, la película cuenta con guión del propio director, fotografía de Lily Suárez y la edición de Joanna Montero, y producción del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. La idea de su argumento, nació mientras adaptaba “Colinas como elefantes blancos” para proponerla al espacio de El cuento, de la Televisión Cubana. Al responder si podría inscribirse el filme genéricamente dentro del llamado cine negro, el cineasta declaró: “No creo que el corto responda en su totalidad a los códigos de un solo género, pero su puesta en escena, la estilización de la imágenes y las relaciones entre los personajes, se acercan al cine negro y tratan de evocar la expresión cinematográfica de los años cincuenta”. También durante este año, en pleno Festival Internacional del Cine Pobre de Humberto Solás, Enrique Álvarez rodó en locaciones de Gibara su largometraje “Marina”.

Publicado en: http://www.habanaradio.cu